El primer musk sintético fue descubierto de forma accidental por el químico Albert Baur al sintetizar 3-tert-butyltoluene con la esperanza de que fuera un explosivo más eficaz que TNT. Este almizcle, denominado “Musk Baur”, fue el primero de una serie de nitroalmizcles que comenzaron a usarse a finales del siglo XIX.

Años más tarde, Baur decidió ir más allá y descubrió el Musk Ketone o “almizcle de cetona”, considerado el olor más parecido al del almizcle natural.

__