Lunes, 28 de septiembre de 2020

Para acercar al ser humano a la naturaleza, un selecto público de 2.292 plantas ocuparon simbólicamente los asientos del Gran Teatre del Liceu en el Concierto para el Bioceno. Fue así como la platea, el anfiteatro y los tres pisos de palcos del emblemático Liceu fueron ocupados por ficus, palmas, monsteras y hasta 2.292 plantas verdes, encargadas de dar vida vida a un concierto realmente inusual.

Estas plantas fueron después donadas como reconocimiento a quienes han estado en el frente sanitario en los últimos meses. Cada ejemplar incluyó la etiqueta certificando la acción artística, además de la entrada en cuestión con la butaca numerada del Liceu.

Esta bella y conmovedora iniciativa parte del artista Eugenio Ampudia y la recoge actualmente la exposición “La razón es una planta” en la Galería Max Estrella de Madrid, una acción en el marco del diálogo entre las artes visuales y el teatro lírico que la dirección artística de la sala desea impulsar.

Imagen: Alberto García