Algunos perfumes nos ofrecen diferentes versiones de un mismo aroma. La diferencia entre ellos no solo radica en los porcentajes de esencia pura, sino, en algunos casos, también en una variación de las notas para potenciar su carácter fresco o bien su intensidad y fijación:

Eau Fraîche: Con una concentración aproximada del 7%.

Eau de Toilette: Con una concentración aproximada del 12-15%.

Eau de Parfum: Con una concentración aproximada del 17-20%.

Extracto o Parfum: Con una concentración aproximada del 30%- 40%.

Es por esta sencilla razón por la que no es lo mismo aplicarnos un Parfum o un Eau de Parfum, cuya evolución y fijación con el paso del tiempo suele ser muy duradera (con una aplicación sería suficiente para todo el día), que aplicarnos otro tipo de composiciones más ligeras y frescas como un Eau de Toilette o un Eau Fraîche. En estos casos podríamos repetir la aplicación de la fragancia pasadas unas horas.

Y  tú, ¿qué prefieres? ¿Fragancias suaves y ligeras o aromas de mayor durabilidad e intensidad?

Tipos de fragancias según el porcentaje de esencia pura.