Los pajaritos de Chipre son unas figuritas huecas de arcilla, a menudo con formas de pájaro, con unas pequeñas perforaciones. En su interior se colocaban ingredientes aromáticos cuyo olor se dosificaba a través de los orificios.

En el siglo XVI se encuentran en algunas pinturas y grabados, aunque se cree que se usaban desde los siglos XIII Y XIV como ambientadores o purificadores del aire. Sus ingredientes más habituales son musgo de roble, estorax, almendra y raíz de iris.

Hay quien dice que, de hecho, estos pajaritos pueden ser los ancestros de la nota Chipre en perfumería.