Desde hace más de cincuenta años, cuando dos lunas llenas iluminan la oscuridad de la noche en un mismo mes, la segunda es conocida como “Luna Azul” o «Blue Moon». Este fenómeno ocurre solo dos veces cada cinco años.

En los años en los que se produce una luna azul, podemos disfrutar de la luz de trece lunas llenas en lugar de doce. A su vez, puede darse el caso de que alguna estación cuente ese año con cuatro lunas llenas, en lugar de tres, que es lo habitual.

Pero ¿es realmente de color azul esta luna? La respuesta es no. Su origen se debe a un error en su nombre, pues en el inglés medieval se la conocía como “traidora” (“belewe”) porque aparecía cuando nadie lo esperaba. Con el paso del tiempo, se comenzó a cambiar “belewe” por “blue”, que significa azul.