El 1 de noviembre se celebra una de las tradiciones más importantes a nivel mundial. En algunos países, como México, la Cempasúchil es la flor por excelencia de las ofrendas de este día.

Se trata de una flor de un color naranja muy intenso que significa “veinte flores” o “flor de los 400 pétalos”. Cuenta la leyenda que esta flor posee el calor del sol que, junto con su peculiar y floral aroma y su intenso color naranja, hace que aquellos que ya no están con nosotros regresen a su hogar.

El olor de esta vistosa y bella flor también se entremezcla con el aroma de las diferentes comidas tradicionales mexicanas, que ocupan a su vez un papel imprescindible en este día de ofrendas.