Viernes, 18 de septiembre de 2020

Florece por primera vez (y solo durante dos noches) una Victoria ‘Longwood Hybrid’ gigante en el Real Jardín Botánico de Madrid, un acontecimiento histórico que ha llegado para celebrar los 265 años de este jardín botánico.

Esta especie de Victoria, denominada ‘Longwood Hybrid’, es fruto del cruce de las dos especies existentes, concretamente ‘V. cruziana’ con polen de ‘V. amazonica’. Se trata de uno de los nenúfares más emblemáticos en los jardines botánicos de todo el mundo, un nenúfar tropical gigante de hojas verdes y bordes rojizos con flores blancas nocturnas de un olor muy intenso parecido al de la piña.

Como característica de este nenúfar, curiosamente sus flores comienzan siendo femeninas, de un color blanco puro, y se puede apreciar el estigma lleno de néctar en el centro, momento en el que pueden polinizarse. En el segundo día de vida de este ejemplar de Victoria, la flor se vuelve masculina, de un color más rosado, y los estambres se mueven cerrando el estigma. Es ahí cuando comienzan a producir polen, que los insectos podrán llevar a otras flores que se encuentren en su primer día de floración.

Otra de sus características que lo hacen tan especial y particular es la termogénesis o producción de calor, es decir, su temperatura es 10 grados mayor que la del ambiente en el que se encuentra, lo que hace que la difusión de su olor sea considerablemente mayor.

Imagen: Antonello Real Jardín Botánico de Madrid