Lunes, 30 de marzo de 2020

Despedimos a un hombre muy especial, nuestro querido Académico de Honor, Juan Luna, quien ha fallecido en la paz de su hogar rodeado de sus libros, sus obras de arte, sus perfumes y sus innumerables corbatas.

Juan Luna era una eminencia, un hombre excepcional de una impresionante cultura, cuya labor al frente del Departamento de Pintura del Siglo XVIII en el Museo Del Prado seguro ha dejado un legado incalculable en la Historia y en la Cultura de nuestro país. Sus innumerables distinciones y reconocimiento en muchísimos países del mundo no le impidieron ser, ante todo, un hombre maravilloso.

Juan Luna ha sido uno de los miembros más veteranos en el jurado de los Premios de la Academia del Perfume, cita a la que no faltaba jamás. Con todo su entusiasmo, se convirtió en nuestro primer Embajador y en uno de nuestros más distinguidos Académicos. 

Juan Luna en el momento de imposición de su medalla como Académico de Honor.

Se había convertido en imprescindible, en un amigo entrañable y especial la Academia del Perfume y resultaba imposible quedarse indiferente ante una persona tan vital, alegre y generosa.

Le rendimos homenaje recordando este vídeo que nos dedicó en la pasada Cumbre de Académicos, donde aludía a los sentimientos y emociones para ilustrar la gran vinculación que existe entre el arte y el mundo del perfume, una simbiosis que el mismo definía como perfecta a la vez que sencilla.

Despedimos estás líneas con una de sus frases célebres que con tanto cariño nos brindó y siempre guardaremos en nuestros corazones: “El perfume es placer, evocación e imaginación”.

Su desbordante pasión por el perfume, que aprendió a amar desde niño en la perfumería familiar, y su fino sentido del humor nos harán recordarle eternamente con una sonrisay siempre nos acompañarán desde su sillón Vetiver.

Hasta siempre, Juan. Buen viaje y Descansa en Paz.