Domingo, 4 de octubre de 2020

Llenó de colores la alta costura, el perfume y la cosmética. “El samurai de la moda”, Kenzo Takada, fue el primer japonés en llevar su alta costura a París, allá en la década de los 70, con una propuesta creativa llena de color, frescura y optimismo que se convirtió en su seña de identidad.

Nacido en Japón, Kenzo decidió mudarse a la capital francesa durante su juventud, quedando realmente fascinado por la pasión por la moda que se respiraba en la conocida por muchos «la ciudad de la luz». Allí decidió apostar por una nueva forma de entender el prêt-à-porter: el salir del día a día para “entrar en un sueño”. 

Fue años más tarde, concretamente en 1983, cuando el diseñador decide lanzar su primera fragancia y en el año 2000 cuando se aventura a crear Flower by Kenzo, su fragancia más icónica hasta la fecha, representada por una amapola.

Imagen: Tobias Hase

Hoy los campos de amapolas se despiden de Kenzo en el 20º aniversario de su conocida fragancia. Hasta siempre, Samurai.